Una torre de telefonía acompaña a los dos cuerpos enterrados. // Foto: Jhovana Mendoza Soto.

La pandemia del coronavirus nos arrebata a nuestros seres queridos sin despedidas, sin velorios y sin un entierro digno. Un terreno baldío a más de 4 mil metros de altura, en la comunidad de Santa Ana, se ha convertido ahora en el cementerio de los fallecidos por Covid-19 en la ciudad de Huancavelica.

Dos montones de tierra y piedras muestran el lugar de los entierros. // Foto: Jhovana Mendoza Soto.

Después de tres horas de camino, PortalCentral.pe llegó a uno de los cerros más altos de la Tierra del Mercurio, y pudo comprobar que el predio destinado para las víctimas mortales del coronavirus no tiene cerco perimétrico ni accesos para movilidad vehicular y menos una caseta de seguridad. Los entierros suceden en la soledad de la puna, cuyo frío maltrata los huesos, y en tumbas cavadas a cielo abierto.

En el terreno de 7 hectáreas cubierto de pastizal yacen dos fosas. Una cubierta de tierra y la otra de piedras, en medio, hay una rosa roja marchitada. A unos tres metros, se ubica una torre de teléfono abandonada.

Terreno comunal con promesas incumplidas

El presidente de la comunidad campesina de Santa Ana, Américo Mitma Huamán, señala que, ante la desesperación del Gobierno Regional de Huancavelica de encontrar un terreno para las víctimas del virus, lo presentaron como un área disponible. “Que quede bien claro que no hemos donado el terreno, hablamos de un área disponible de siete hectáreas que en unos años podría convertirse en un camposanto ecológico”, explica.

“El gobierno regional solicitó un terreno a varias comunidades, pero estas no se ponían de acuerdo. Santa Ana no es ajeno a la situación que vivimos y no podíamos negar. Hace 45 años que no hay agricultura ni ganadería. El terreno está abandonado”, comenta el líder comunal y menciona que existe un compromiso de corto plazo para cercar el predio y habilitar un ingreso vehicular, pero no se cumple hasta ahora.                    

Los fallecidos son trasladados por la carretera de Huaylacucho, Pueblo Libre y Santa Bárbara en un tiempo de 45 minutos. De ahí empieza un camino de herradura de otros 45 minutos que debe ser recorrido por los encargados de los entierros, quienes cargan el féretro y despiden a las víctimas en nombre de los deudos. Es lo más cercano a un último adiós.

Dos cuerpos ya fueron enterrados en este terreno. // Foto: Jhovana Mendoza Soto.

Hasta el momento, Huancavelica registra tres fallecidos del coronavirus. El primer fallecido fue enterrado en el Cementerio General de Huancavelica en medio de gritos, insultos y piedras lanzadas por los vecinos que residen en los alrededores, el pasado 4 de abril. La segunda víctima falleció el pasado 4 de mayo en el Hospital de Huancavelica y el tercer fallecido se reportó el último sábado 23 de mayo.

Este vídeo es del último entierro:

1 comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Docente que desaprobó examen de directores es nuevo director regional de Educación de Junín

Luego de la intempestiva salida de Héctor Chávez Melchor de la Dirección…

Empresas de una sola familia facturan más de 5 millones por contrata de médicos en Junín

Mientras el gobernador regional, Fernando Orihuela, exige con efusión mayor presupuesto para…

Fallece policía de Concepción tras luchar por dos semanas contra el Covid-19

Un miembro de la Policía que pertenecía a la comisaría de Concepción…

Huancavelica: 50 contagiados por covid-19 en Anchonga, el distrito más pobre del Perú

Preocupante. De las 500 personas que retornaron de Lima a Huancavelica al…