13 August, 2022
En un año de gobierno, Castillo está destruyendo la democracia peruana, convirtiendo al Perú en una segunda Venezuela.

En un año de gobierno, Castillo está destruyendo la democracia peruana, convirtiendo al Perú en una segunda Venezuela.

Leer la hora:9 Minutos, 36 Segundos

Pedro Castillo prometió reformas de izquierda. Por su incompetencia, la democracia en su país está en las últimas.

Cuando Pedro Castillo, un caballo negro que representa al autoproclamado partido marxista-leninista Perú Libre, fue elegido presidente el pasado mes de junio, muchos peruanos advirtieron que convertiría al país en otra Venezuela. El manifiesto de su partido estaba plagado de ataques a los medios de comunicación y de llamamientos a la nacionalización de los sectores de la minería y la energía, mientras que su mentor, Vladimir Serrón, el poderoso fundador y líder de Perú Libre, no pudo presentarse a las elecciones debido a sus condenas por corrupción tras su etapa de gobernador regional, plagada de escándalos. El espectro del colapso económico, la cleptocracia de un solo partido y la supresión despiadada de las críticas parecían casi palpables.

Pero esta tesis siempre fue fundamentalmente errónea. Incluso antes de jurar su cargo el pasado mes de julio, Castillo, sin experiencia en cargos electos, era un líder débil y aislado. Se enfrentó a un Congreso y unos medios de comunicación hostiles y a un electorado profundamente escéptico que le votó como el menor de los males. Desde entonces, ha demostrado ser incapaz de hacer frente incluso a las tareas mundanas del Estado, por no hablar de las grandiosas reformas que prometió, mientras su administración se ha visto asolada por la incompetencia, la corrupción y la discordia. En una encuesta reciente, el 70% de los peruanos desaprueba su actuación, y muchos partidarios de Castillo le han dado la espalda.

Mientras tanto, una mayoría conservadora en el Congreso ha violado flagrantemente las normas e instituciones democráticas al tratar de alterar sigilosamente la Constitución para concentrar el poder en manos de los legisladores, amenazando a las autoridades electorales por hacer su trabajo, reduciendo retroactivamente las multas por violaciones de la financiación de las campañas por parte de los legisladores y protegiendo al antiguo fiscal jefe y al contralor general de ser procesados en aparentes casos de corrupción.

Otro presidente podría haberse enfrentado al Congreso. Sin embargo, Castillo, cuya única aparición en los medios de comunicación en los últimos tres meses fue una entrevista muy criticada con el jefe de relaciones públicas del canal de televisión estatal de Perú, sólo destaca por su ausencia ante las acciones de los legisladores. En lugar de una toma de posesión autoritaria, como muchos temían, es la incapacidad de Castillo para liderar lo que parece tener un impacto duradero. Así, la democracia peruana, que tan mal ha caído desde las elecciones de 2016, está más cerca que nunca de su límite.

Castillo ya está en su cuarto gabinete en menos de un año, y las instituciones del Estado han sido testigos de un éxodo masivo de funcionarios experimentados de nivel medio y alto, que han sido reemplazados por aliados de Perú Libre o se han ido disgustados. Es una pérdida que socava la capacidad administrativa del Estado en todo, desde la supervisión del medio ambiente hasta la contratación de infraestructuras, la protección del patrimonio arqueológico de Perú y la diplomacia.

LEA TAMBIÉN:  Culpan a la pandemia por falta de combustible en El Tambo y ahora harán compra directa

Al mismo tiempo, Castillo ha nombrado a miembros no calificados de Perú Libre para cargos públicos. Sus ministros han sido regularmente objeto de investigaciones penales en curso o no resueltas, principalmente por soborno, pero que abarcan desde el asesinato hasta la violencia doméstica , y, entre ellos, el presidente, supuestamente falsificaron tesis de maestría. La situación sólo puede empeorar: en mayo, el fiscal jefe de Perú inició una investigación penal contra Castillo por su aparente papel en la adjudicación irregular de unos 215 millones de dólares en contratos públicos.

La administración tampoco ha tomado medidas concretas para hacer frente al aumento de los precios de los fertilizantes, lo que al parecer ha dejado a muchos pequeños agricultores y campesinos (los de ascendencia mixta o indígena que trabajan la tierra) potencialmente incapaces de cultivar cosechas comerciales esta temporada. Los dos anteriores fueron destituidos por sus presuntos vínculos con delitos graves -en un caso, dos asesinatos distintos- y por su falta de experiencia en el sector agrícola. El mes pasado, Castillo, que como primer presidente campesino de Perú basa toda su identidad política en su afinidad con los pobres, desestimó las advertencias sobre una posible hambruna, insistiendo en que sólo sufrirían los “vagos”.

Tal vez lo único que la administración hizo bien fue continuar con el exitoso programa de vacunación COVID-19 heredado del gobierno anterior. Pero seis meses más tarde, Castillo destituyó inexplicablemente a su ministro de Sanidad, Hernando Cevallos, el miembro más popular de su gabinete, y lo sustituyó por otro médico, Hernán Condori, un aliado de Perú Libre que se descubrió que había vendido previamente antidepresivos caros y falsificados. – Tratamiento de envejecimiento. En su inauguración, Condori afirmó falsamente que el producto había sido aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. Su mandato de dos meses terminó con su destitución en marzo, pero no antes de que la tasa de vacunación del país se redujera a la mitad.

Pero el golpe a la estabilidad en Perú no fue sólo por el vacío de poder en el palacio presidencial. De hecho, hay tres cosas en las que el ejecutivo y el legislativo convergen: su conservadurismo social, su propensión general al soborno y su aversión a la responsabilidad democrática. Esto ha permitido que un Congreso dominado por partidos populistas de derecha, que intentó en dos ocasiones -y fracasó- destituir a Castillo por motivos constitucionalmente dudosos, introduzca una serie de contrarreformas, algunas en alianza con el gobierno, que han revertido muchos de los logros alcanzados por las frágiles instituciones peruanas desde la restauración de la democracia en 2000.

Las contrarreformas incluían la legalización del letal y no regulado sistema de taxis “colectivos” de Perú, que permitía en la práctica que cualquier persona con un coche recogiera viajes. La medida fue iniciada por el entonces Ministro de Transportes, Castillo Juan Silva, que ahora está huido mientras los fiscales investigan su presunta participación en un escándalo de sobornos en contratos de infraestructuras públicas. El Congreso también ha acabado con la educación de género en las escuelas, en una sociedad con altísimos índices de violencia doméstica. Y los legisladores desmantelaron de hecho el sistema privado de pensiones de Perú al permitir a los afiliados retirar miles de dólares de sus cestas de pensiones, aparentemente para satisfacer las necesidades económicas inmediatas tras la pandemia, a pesar de que Perú se encuentra actualmente entre las olas de COVID-19. El sistema necesitaba una reforma, pero la medida podría dejar sin pensión al 80% de los 6,5 millones de afiliados, deshaciendo casi tres décadas de laboriosos avances desde su implantación.

LEA TAMBIÉN:  La producción de cobre de Perú aumentó un 8,6% en junio, según el ministerio

Pero las contrarreformas más devastadoras del Congreso han afectado a las instituciones políticas peruanas y al propio sistema electoral. Los legisladores han intentado repetidamente mantener el actual sistema de partidos cerrados, que los politólogos, la sociedad civil y los medios de comunicación han criticado ampliamente por perpetuar una clase política corrupta y poco representativa, en la que ni la derecha ni la izquierda pueden dar respuestas significativas a los ciudadanos. demandas básicas sobre una amplia gama de cuestiones apremiantes, como la corrupción, la delincuencia violenta y los salarios.

Este sistema ahoga deliberadamente el desarrollo de nuevos partidos al exigir, entre otras condiciones, que tengan cerca de 25.000 afiliados antes de poder participar en las elecciones nacionales. Los registros de los partidos existentes están controlados por un puñado de empresarios, muchos de los cuales utilizan los partidos que gestionan para resistirse a la regulación de las lucrativas universidades privadas, pero de escasa calidad, que poseen.

En primer lugar, los legisladores tanto de la oposición como de Perú Libre suspendieron temporalmente las reformas introducidas durante la presidencia de Martín Viscarra de 2018 a 2020 que exigían primarias internas en lugar de que los jefes de los partidos eligieran a los candidatos en un sistema opaco. Luego, en mayo, el Congreso aprobó una ley que suprimía por completo la reforma, aprobando un proyecto de ley para reanudar la selección de candidatos por designación -no un miembro, un voto- en las elecciones regionales y municipales de noviembre, aunque el proceso estaba muy avanzado…

Cuando los funcionarios electorales se negaron a cumplir la ley, alegando que era inconstitucional e inaplicable, los legisladores tomaron represalias amenazándoles con un proceso constitucional que podría llevarles a la cárcel.

Luego, aumentando la presión sobre los dos principales organismos electorales de Perú, la Oficina Nacional de Procesos Electorales y el Tribunal Nacional Electoral, el Congreso exigió que presentaran pruebas de fraude en la victoria electoral de Castillo el año pasado, aunque la votación se consideró satisfactoria. La Organización de Estados Americanos, la Unión Europea y el Departamento de Estado de Estados Unidos. El Congreso es ahora más odiado que el presidente: su índice de desaprobación alcanzó recientemente el 86%.

LEA TAMBIÉN:  Vladimir Cerrón: Sala confirma acusación contra expresidente regional de Junín en caso SIMA - Martín Belaúnde

Mientras tanto, tanto Castillo como el Congreso han atacado repetidamente a la prensa libre. El Presidente ha amenazado con demandar a los periodistas que informen sobre sus presuntos sobornos y ha prometido retirar la publicidad del gobierno a los medios de comunicación que informen sobre el descontento de la población con su presidencia. Su primer ministro, Aníbal Torres, dijo que “hay que hacer algo” con la prensa debido a su cobertura negativa del gobierno. Y Maricarmen Alva, presidenta del Congreso, ha mantenido a los periodistas fuera de la sala del Congreso durante meses, mientras que los legisladores también han tratado de criminalizar la denuncia de las filtraciones de información oficial.

Todo este malestar se produce en un momento crítico para la sociedad peruana, que sigue sufriendo el mayor número de muertes del mundo a causa del COVID-19 y que ahora se enfrenta a una posible hambruna como consecuencia de la guerra de Rusia en Ucrania. La capacidad del Estado para satisfacer las necesidades más urgentes de sus ciudadanos y, por tanto, para mantener la confianza en sus instituciones, se ha visto gravemente socavada por el vacío de liderazgo en el poder ejecutivo y la incapacidad del poder legislativo para ofrecer una forma alternativa de gobierno estable. Todo esto ocurre en una sociedad que ya tiene el tercer nivel más bajo de apoyo en América a la idea de que la democracia es la mejor forma de gobierno.

Los peruanos demostraron en noviembre de 2020, cuando las protestas nacionales llevaron al derrocamiento de un gobierno de facto que muchos consideraban ilegítimo, que su paciencia no es ilimitada. Con Castillo tambaleándose de escándalo en escándalo y el Congreso incapaz de proporcionar una supervisión honesta, la gran pregunta hoy es qué hará falta para que una ciudadanía iracunda pero hasta ahora en gran medida pasiva, sofocada por la pandemia y el interminable gobierno impotente, salga de nuevo a la calle…

Sólo hay dos certezas en la política peruana en este momento: el país está cada día más cerca del hartazgo público con el gobierno, que podría escalar a la agitación civil; y si eso no ocurre, los ciudadanos no tendrán ninguna posibilidad de lograr que el gobierno y los legisladores hagan las profundas reformas políticas necesarias para llevar a las próximas elecciones presidenciales y congresales a funcionarios más calificados que antepongan los intereses del país a los suyos. La frágil democracia peruana está en juego.


***Esta traducción de un artículo de Simeón Tegel es un periodista de Lima, Perú. Viaja regularmente a América Latina, donde vive desde hace casi dos décadas, y está especializado en temas medioambientales, derechos humanos y democracia. Su trabajo ha aparecido ampliamente en muchas publicaciones, como el Washington Post , The Telegraph , The Independent y USA Today .
Happy
Happy
%
Sad
Sad
%
Excited
Excited
%
Sleepy
Sleepy
%
Angry
Angry
%
Surprise
Surprise
%
Los camioneros de Perú van a la huelga tras el fracaso de las conversaciones con el gobierno Entrada anterior Los camioneros de Perú van a la huelga tras el fracaso de las conversaciones con el gobierno
Los resultados de la izquierda y el gobierno de Castillo en un año. Próxima entrada Los resultados de la izquierda y el gobierno de Castillo en un año.