Imponente puente Chanchas surge como nuevo punto turístico en medio de la pandemia

En sus 52 años de vida, la señora Meletina Chanca Alonso, no había notado hasta hoy tan grande movimiento de personas buscando el puente ferroviario de Chanchas. Desde temprano, notó a emocionados niños y jóvenes, parejas buscando un lugar romántico, familias persiguiendo algo de tranquilidad y comerciantes esperanzados en mejorar sus ventas, rodearon el puente que une los distritos de Huancán y Huayucachi atraídos por su imponencia y esa arquitectura de fierro que convoca como un imán a cada vez más gente.

Meletina vende gorros para los turistas que llegan hasta el lugar.

Meletina vendía frutas y tejidos en el centro de Huancayo, pero la pandemia bloqueó estos ingresos. Sin amilanarse, puso su puestito de ventas cerca del puente Chanchas, donde el turismo ha crecido. Junto a ella, se instalaron vendedores de alimentos, bebidas y golosinas, que ya cumplen los protocolos sanitarios para evitar contagios.

Antes, el principal atractivo solo era cruzar el puente ferroviario, que tiene 7.15 metros de altura y 250 de longitud, pero hoy hay tres murales en sus bases que grafican a Zenobio Dagha, a una pareja de huaylarsh y a un niño andino. También hoy, las municipalidades de Huayucachi y Huancán terminaron una jornada de limpieza, buscando mayor concurrencia a la zona, rodeada de naturaleza verde y animales de campo.

Llegar no es muy difícil. Desde la plaza de Huancán, se toma el ferrocarril y en minutos se llega al puente, que a veces sirve también como muro de rapel. Otros días, llegan parejas que se juran amor eterno y chicos que hacen vídeos para sus perfiles de Tik Tok. Y aunque para los vecinos significa un ingreso adicional para la subsistencia, piden que no se venda cerveza en la zona y mayor resguardo en la zona, porque por las noches ya se han registrado asaltos. Con todo, ahora el puente es una buena alternativa de visita en tiempos de pandemia.

LEA TAMBIÉN:  Reniec atenderá hasta el mismo día de las elecciones la entrega del DNI

El puente se convierte en lugar romántico para renovar el amor. Transportistas usan el agua del río Chanchas para lavar sus vehículos. Al caer la tarde en el distrito de Huancán, el puente se tiñe de dorado. Murales alusivos a la cultura huanca le agregan atractivo a la zona. Naturaleza y construcción humana se conjugan en medio del paisaje verde. Chicas bonitas llegan hasta las rieles para sacarse una mejor fotografía. Los comerciantes aumentan sus esperanzas de conseguir mayores ventas con los turistas. El paisaje natural no es complemento, es el principal protagonista. Comparte en Facebook Tweet follow-1418084 Follow us Share Share Share Share Share