[OPINIÓN] “La pelona no ha cambiado”, por Amire Ortiz

Por: Amire Ortiz

Era bastante iluso creer que Keiko Fujimori tendría en esta contienda electoral algún respeto por la democracia y las instituciones, mucho menos era creíble que tenga el respeto que merece la voluntad del pueblo. La señora K puede firmar innumerables compromisos y sabíamos que no existía garantía alguna de que su participación política sea de beneficio para el bien común y la construcción de la unidad que se necesita en el país.

Este proceso electoral insta a un justo ejercicio crítico de cómo vamos como sociedad, de cómo persiste las mentalidades colonialistas que aún sienten desprecio y rechazo por lo indígena. La polarización social ha sido promovida, entre otros, por personas a las que además de sentirse amenazadas de ver perder ciertos privilegios irregularmente gestados en un sistema cómplice que cimienta las desigualdades sociales, les aterra ver a un hombre campesino como presidente de la república. Bajo esos paradigmas, es que se han sustentado los argumentos que hoy le hacen sintonía al revanchismo al que nos tiene acostumbrados la señora K.

“Este proceso electoral insta a un justo ejercicio crítico de cómo vamos como sociedad, de cómo persiste las mentalidades colonialistas que aún sienten desprecio y rechazo por lo indígena”

No es justo que el Perú viva situaciones de incertidumbre y se gesten crisis sobre la crisis como consecuencia del irresponsable actuar del fujimorismo que, en alianza con estudios jurídicos, mediante el ejercicio desvirtuado del derecho se pretenda burlar el derecho al voto de comunidades campesinas y personas de zonas rurales e indígenas.

El fujimorismo no es libertad ni democracia, es una organización que ha hecho y hace mucho daño al desarrollo de nuestro país. Si en el 2016 no aceptó fácilmente su derrota y emprendió con su bancada mayoritaria una postura obstruccionista, ahora será peor, pues a diferencia de aquel entonces, le persiguen 30 años de prisión por los delitos que se le imputan, así que desde ya debemos tener en cuenta que con los diversos poderes públicos o privados que controle, seguirá burlando la tranquilidad de nuestro pueblo. Que nuestra ciudadanía activa, constante y vigilante cautele la democracia y no la “demokracia”.

Comparte en Facebook Tweet follow-8247904 Follow us Share Share Share Share Share

LEA TAMBIÉN:  Covid-19: En mayo, Junín reporta de 500 a 600 casos nuevos de coronavirus por día