Poblador de San Miguel del Ene: “No había luz eléctrica ni cobertura en los celulares, hemos ido en bote a pedir ayuda”

En entrevista con Portal central, uno de los pobladores de San Miguel del Ene, capital del distrito de Vizcatán del Ene, en la provincia de Satipo, región Junín, y que prefirió mantenerse en el anonimato, insistió que son 17 las víctimas del ataque que se produjo el último domingo y que por el momento desconoce quien perpetuó la masacre. Posteriormente, el Ministerio de Defensa confirmó que se trata de 16 víctimas.

El poblador contó a Portal Central que el hecho ocurrió en dos cantinas que funcionaban a unos 150 metros de la comunidad de San Miguel del Ene, cerca de las 10 de la noche, cuando su familia y vecinos se encontraban durmiendo. Fueron despertados por la balacera.

“Cuando escuchamos la balacera todos salimos y realmente hasta ahora no sabemos quién lo hizo, no es como dicen en otros medios que lo tildan de narcoterroristas, ni nosotros mismos que somos de este lugar no sabemos quién lo ha hecho”, relató.

Por otro lado, desmintió que la Policía, Ejército y Fiscalía hayan llegado al lugar de los hechos hasta el cierre de esta nota. “Ahorita no hay ninguna institución como dice la prensa, aquí la única institución que está es la Cruz Roja y los demás vecinos del pueblo, pero las más instituciones del Estado no están”, aclaró.

Precisó que las víctimas quemadas son dos niños, otras cinco mujeres asesinadas y 10 varones muertos que no tenían ningún cargo dentro de San Miguel de Ene. “Había bastante balacera y no pudimos salir, tuvimos miedo. Cuando salieron los vecinos recién salimos; para eso todavía no había fluido [eléctrico], no había cobertura [telefónica en los celulares] para pedir apoyo a las demás comunidades (…) hemos tenido que ir en bote para pedir ayuda” informó.

LEA TAMBIÉN:  Fueron 487 personas que como Vizcarra y Mazzetti se vacunaron con el lote adicional de Sinopharm

El nuevo distrito de Vizcatán del Ene se encuentra en la zona Vraem, en la frontera con las regiones de Ayacucho, Huancavelica y Cusco. Es considerada una de las zonas con mayor producción de hoja de coca en el país y con presencia de remanentes terroristas del Militarizado Partido Comunista del Perú.

Según las declaraciones del especialista en narcotráfico Pedro Yaranga a Convoca, este grupo de remanentes terroristas funciona como el brazo armado de los narcotraficantes que trabajan en esta zona de gran producción cocalera, por lo cual no se desestima que haya sido un ajuste de cuentas.

Jaime Antezana, otro investigador sobre el narcotráfico declaró que “no está en duda que [la masacre] haya sido ejecutado por una columna armada de la organización que dirige Víctor Quispe Palomino (a) ‘José’”. “Lo que esa masacre parece confirmar es que esa organización armada articulada absolutamente al narcotráfico realiza acciones armadas express al servicio del fujimorismo”, sostuvo.

Comparte en Facebook Tweet follow-8006493 Follow us Share Share Share Share Share