Propuestas: Manipulación y demagogia interesada, por Jorge Ponce [OPINIÓN]

Por: Jorge Ponce C. (Periodista)

En los últimos días ha arreciado por parte del fujimorismo y sus medios de comunicación una campaña, “muy capciosa”, sobre las denominadas “propuestas” que ejecutarían los candidatos en caso de ganar esta segunda vuelta.

En mérito de estas propuestas el fujimorismo exige que se realicen la mayor cantidad de debates, aduciendo que de esta manera la población apreciará cuál de los dos candidatos tiene el mejor plan de gobierno.

Por cierto que es muy importante debatir y conocer las propuestas. Pero, a la luz de los hechos y la experiencia, los debates y propuestas, al final no han servido de nada, porque una vez elegido el presidente manda todas esas propuestas al canasto, se olvida de todo lo que ofreció y gobierna en contra del pueblo. Así ha sucedido en los últimos 30 años de gobiernos neoliberales, desde la dictadura de Alberto Fujimori. ¿O miento?

Asimismo, para el fujimorismo es muy cómodo exigir debates y más debates, cuando se tiene controlado todos los grandes medios de comunicación (prensa, radio y TV) listos para la manipulación periodística, el sensacionalismo y el amarillismo. La finalidad es acorralar y “barrer” al candidato Castillo.

Por lo tanto, eso de las propuestas y debates hay que tomarlos con pinzas y cuidarse de “no pisar el palito”.

“Para el fujimorismo es muy cómodo exigir debates y más debates, cuando se tiene controlado todos los grandes medios de comunicación listos para la manipulación periodística, el sensacionalismo y el amarillismo”

Por consiguiente, es necesario ir más allá de las simples propuestas o discursos floridos y excéntricos. En mi opinión en esta contienda electoral debe distinguirse, prioritariamente, quién de los dos candidatos muestra un mejor ejemplo, quién tiene mayor credibilidad, quién irradia mayor confianza, quién derrama mayor identificación con la gente del pueblo, especialmente con los más pobres. En pocas palabras, a quién de ellos le cree usted y en quién de ellos se siente usted representado.

LEA TAMBIÉN:  Los valores de la civilización Caral: Reflexiones para el presente, cinco mil años después

Pero para obtener la credibilidad, la confianza y la identificación, hay que remitirnos a los antecedentes de los dos contrincantes. Comparando, Pedro Castillo se la lleva de lejos a la señora K. Castillo, como persona, dirigente magisterial, rondero y político no tiene ninguna denuncia ni está procesado por algún delito. En cambio la

Tres, por falsa declaración en el proceso administrativo, es decir falsear su versión; y cuatro, por obstrucción a la justicia, es decir, resistirse a ser investigada, inasistencia a las audiencias o apelando a leguleyadas para demorar la investigación.

La Fiscalía ya remitió toda la investigación al juez para que éste abra los procesos correspondientes a Keiko Fujimori.

Estos antecedentes nos dicen que la señora K no tiene pues autoridad moral para atacar al profesor Castillo de corrupción. Como dice el dicho: Mira la paja en el ojo ajeno y no quiere ver la tremenda viga que tiene en su frente.

Comparte en Facebook Tweet follow-7191670 Follow us Share Share Share Share Share