Reservorios para contrarrestar sequías y duplicar la produción agraria

En Andabamba llovió después de casi tres meses. Pero ese tiempo de sequía provocó que los agricultores dejen de sembrar 900 hectáreas de maíz, el principal cultivo en este distrito de la provincia de Acobamba, en Huancavelica, golpeando la economía local, ya dañada con la pandemia de la covid-19.

La campaña de siembras empieza, normalmente, en setiembre y se intensifica en octubre y noviembre, acompañada de las lluvias que también se van haciendo más frecuentes con el paso de los días.

Pero esta vez no llovió hasta los primeros días de diciembre. La cuenta de las pérdidas las lleva el agrónomo Fortunato Quispe, gerente municipal de Andabamba: La comunidad de Mayunmarca dejó de sembrar 300 hectáreas, Lindapampa, 200 hectáreas, Vista Alegre 150 hectáreas y la capital, Andabamba, 250 hectáreas.

Microreservocio de agua para regar 15 hectáreas por aspersión.

Lo paradójico es que hay zonas del distrito por donde el agua que baja de las alturas se va directo al río Mantaro sin ser aprovechada en los cultivos por la ausencia de infraestructura para el riego tecnificado, un pequeño cambio que además permitiría dos cosechas al año en vez de una, dependiente de las lluvias.

Teniendo en cuenta esta situación, el también agrónomo, Elfer Bruno, representante del Institituto Redes en Acobamba, explica que en asociación con la municipalidad de Andabamba y los agricultores, han construido tres reservorios de agua, con capacidad para almacenar 154 metros cúbicos cada una, para usarlos en un sistema de riego tecnificado por aspersión, el mismo que se encuentra en implementación.

LEA TAMBIÉN:  Carretera central será construida con mecanismo de gobierno a gobierno, anuncia Vizcarra

Esta cantidad de agua, según explica Bruno, permitirá el riego por aspersión de 15 hectáreas por cada microreservorio. Es decir, 45 hectáreas en total y 148 familias atendidas. Aún así, este número inicial de microreservorios es insuficiente para atender el potencial agrícola productivo del distrito de Andabamba.

La joven Mabel Valenzuela Mendoza en su granja de cuyes, en Acobamba, una actividad factible con la disponibilidad de agua.

“Con este por aspersión vamos a tener la oportunidad de generar dos cosechas al año, y si se tratan de cultivos precosas, como la arveja, hasta tres cosechas anuales”, explica Elfer Bruno.

El territorio de Andabamba tiene tres pisos ecológicos. La más baja, calurosa por la quebrada cercana a las riveras del río Mantaro, es productora frutas como cítricos y paltos. La parte media es de vocación productiva de cereales, el más importante de ellos, el maíz. Y la parte alta, de aptitud para la papa y la ganadería.

Esta parte alta es también propicia para la implementación de estratetias de siembra y cosecha de agua. Dos represas artesanales almacenan agua: una, llamada Allccaccocha y la otra, Qoriccocha

La dispinibilidad de agua permite, en Acobamba, el desarrollo de emprendimientos como el de Mabel Valenzuela Mendoza, quien con el apoyo de Redes, ha implementado una granja de cuyes, con la instalación de pastos regados por asperción.

Redes también apoya la instalación de plantones de paltas en la parte baja, en las quebradas, cuyo objetivo es la generar alternativas de ingresos para las familias.

Plaza de Andabamba, en el primer día lluvioso de Diciembre 2020, tras casi tres meses de sequía. Provincia de Acobamba, Huancavelica.

LEA TAMBIÉN:  La letalidad de la covid-19 en Junín aumenta al 3.1%, reporta la Diresa

Uso de herramientas digitales en educación

En el ámbito Educativo, la directora de la Unidad de Gestión Educativa (Ugel) de la provincia de Acobamba, en Huancavelica, subrayó el trabajo interinstitucional con Redes, aliada de la fundación Ayuda en Acción, en el manejo de plataformas digitales para las clases ecolares en la pandemia.

La acción principal fue, explica la directora, la capacitación en los docentes para el manerjo de estas herramientas digitales y el desarrollo de competencias comunicativas entre los estudiantes. Una de esas acciones ahora, es un concurso de videos que lucha contra la violencia familiar.

“El fortalecimiento de las competencias digitales de los maestros para nosotos era nuevo; ingresar a una plaforma web, el uso del Facebook, las pizarras digitales, y el manejo del estrés con la inteligencia emocional”, señala la profesora Vargas.

Comparte en Facebook Tweet follow-2540371 Follow us Share Share Share Share Share