Sanidad no detectó a tiempo tumor de 5 kilos en páncreas de mujer policía que la pone al filo de la muerte

El pasado 11 de noviembre, luego de 10 horas de cirugía, los familiares de la suboficial de la Policía Nacional, Dorliska Carmona Núñez (31), se tomaron un respiro. La policía había sido sometida a la extirpación de un tumor maligno de cinco kilos en el páncreas. Los médidos también tuvieron que quitarle otros órganos, como el bazo y el estómago, en una riesgosa operación, en el instituto oncológico de Concepción, en Junín.

Al inicio, los médicos en la Sanidad Policial de Huancayo trataron su caso como si fuera una gastritis a lo largo del 2019. Luego, al realizarle una biopsia en octubre pasado, los médicos de la Sanidad de Lima le indicaron que se trataba de un caso leve y para contener los dolores en la parte superior del abdomen le recetaron 15 unidades de paracetamol de 500 mg. Un analgésico que se puede comprar en cualquier botica.

Indolencia en el sistema de sanidad policial dejan al filo de la muerte a Dorliska.

Dorliska y sus familiares acudieron a otros especialistas con los mismos informes patológicos. El diagnóstico final la dejó inmóvil: tenía neoplasia maligna de cola de páncreas. El tumor había invadido otros tejidos aplastando el 90% de su estómago.
La suboficial no podía entender y hasta le resultaba dolorosa la actitud de los médicos de su institución. Recordó al oncólogo Lorenzo Maco Chávez, quien le pidió un segundo examen de laboratorio porque el primero no indicaba ninguna enfermedad; antes le dejó en claro que en noviembre no podía atenderla porque salía de vacaciones. Y a Ricardo Hurtado Campos que luego de visualizar los informes en DVDs le recetó la docena de analgésicos.

LEA TAMBIÉN:  Ministra Pilar Mazzetti confirma: Perú afronta una segunda ola de la covid-19

Médico recetó analgésico después de revisar exámenes de paciente.

Pero esa falta de precisión en el diagnóstico no solo estaba en los exámenes practicados por los médicos de Lima. Los últimos galenos le informaron que con el primer examen de tomografía en Huancayo se debió coordinar una operación.

“¿Los de la Sanidad de Huancayo se han querido ‘lavar las manos’ o es que realmente desconocían la enfermedad para enviarnos a Lima?”, se pregunta Alejandro Carmona Román (61), padre de la policía que trabaja en Inspectoría de la PNP.

En los exámenes practicados ya se advertía de la masa en la paciente. Junta de la Sanidad la refiere a Lima.

Conseguir atención oncológica en Lima era muy difícil y por eso suplicaron para encontrar un espacio en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas de Huancayo.

La cirugía digestiva se hizo el 11 de noviembre. El oncólogo Amador Salvador Reyes tuvo quer extirparle el estómago, páncreas, el bazo y parte de los intestinos delgado y grueso en una intervención conocida como “extirpación pancreatectomía distal con esplenectomía más gastrectomía total y colectomía transversal por tumoración de 45x 50 dependiente de cola y cuerpo de páncreas”.

En una riesgosa operación los médicos del oncológico de Concepción le extirparon el tumor de cinco kilos.

La familia ya había gastado más de 18 mil soles en la operación y realizó, de inmediato, el trámite de reembolso al Fondo de Aseguramiento en Salud de la Policía Nacional del Perú (SaludPol). Pero por un informe médico impreciso no se realiza la restitución. Auditoria de SaludPol concluye que “no se puede precisar la prioridad de la paciente”.

LEA TAMBIÉN:  Otra obra regional al arbitraje: Colegio Mariscal Castilla, que cuesta 80 millones

El coordinador de SaludPol de Junín, William Raúl Almeida Ponce, había remitido el documento señalando que se trataba de una neoplasia maligna de peritoneo no especificada, cuando el oncólogo del IREN ya había precisado en la historia clínica que se trataba de una neoplasia maligna de cola de páncreas.

“El médico de SaludPol envía el informe impreciso luego de quince días. ¡Por qué esa negligencia!”, lamentó Alejandro Carmona.

Auditoria médica de SaludPol no puede determinar la prioridad de la paciente para el reembolso.

La suboficial permanece hospitalizada en Concepción. Sobrevive con dos bolsas conectadas al abdomen.

Es sábado, don Alejandro salió con su familia a protestar con pancartas frente a la Sanidad y SaludPol exigiendo el reembolso. Coge aire. Esta vez se enfrentará a un enemigo incluso más peligroso que la delincuencia: la indiferencia.

Comparte en Facebook Tweet follow-5069753 Follow us Share Share Share Share Share