17 May, 2022
Las protestas en Perú muestran el amplio impacto de la guerra de Putin

Las protestas en Perú muestran el amplio impacto de la guerra de Putin

Leer la hora:4 Minutos, 5 Segundos

Una ola de protestas violentas en Perú muestra cómo la invasión rusa de Ucrania está afectando a los mercados de todo el mundo, provocando malestar y profundizando las divisiones políticas.

El aumento del coste de los carburantes desencadenó en un principio las protestas, que comenzaron la semana pasada, pero se intensificaron rápidamente hasta convertirse en grandes manifestaciones antigubernamentales con marchas y bloqueos de carreteras.
Hasta el miércoles, se había informado de la muerte de al menos seis personas durante días de protestas, según las autoridades peruanas, mientras los funcionarios llamaban a la calma y luchaban por contener la situación. Al menos nueve carreteras principales del país permanecían bloqueadas por los manifestantes.
A última hora del lunes, el presidente Pedro Castillo declaró el estado de emergencia y puso la capital del país bajo toque de queda, pero dio marcha atrás y retiró la orden de toque de queda el martes por la tarde, cuando cientos de manifestantes que ignoraban la medida salieron a las calles de Lima para exigir su dimisión.
“Perú no está pasando por un buen momento”, dijo Castillo el martes tras salir de una reunión con legisladores, “pero tenemos que resolverlo con los poderes del Estado”.
A unas cuadras de distancia, la policía con equipo antidisturbios utilizó gases lacrimógenos para disipar las protestas y los manifestantes lanzaron piedras, y al menos 11 personas resultaron heridas en los enfrentamientos.

¿Por qué Perú?

Perú no es un país nuevo en cuanto a agitación política. El año pasado, Castillo se convirtió en presidente.
Pero si bien Perú ha sido terreno fértil para las protestas en los últimos años, esta crisis se produjo como consecuencia directa de la guerra en Ucrania.

LEA TAMBIÉN:  [ENTREVISTA] «La economía indígena tiene otras bases y funciona diferente» - PortalCentral

Las largas secuelas de la guerra de Putin

La invasión rusa de Ucrania y la posterior decisión de los líderes mundiales de aislar a Rusia de los mercados mundiales de petróleo provocaron una fuerte subida de los precios del petróleo.
Y para Perú, las consecuencias han sido especialmente graves.
En comparación con otros países de la región, como Argentina o Venezuela, Perú importa la mayor parte de su petróleo. Esto la hizo más vulnerable a la reciente oleada, que afectó a la economía justo cuando se estaba recuperando del impacto de la pandemia de Covid-19 y de los bloqueos.
Como resultado, la inflación en Perú en marzo fue la más alta en 26 años, según el Instituto de Estadística del país. Según el Banco Central de Perú , el segmento más expuesto fue el de alimentos y combustibles, cuyos precios subieron un 9,54% interanual.
Los precios subieron tan rápido que las protestas pronto comenzaron a extenderse por todo el país. Y el 28 de marzo, un grupo de trabajadores del transporte y el sindicato de conductores de vehículos pesados convocaron una huelga general para exigir un combustible más barato.
En los últimos días, otras organizaciones y grupos se han sumado a las protestas, y en algunas regiones se han cerrado escuelas y se ha recurrido a la educación en línea por encima de los cortes de carretera y los piquetes.
Antes de llegar a la presidencia, Castillo fue líder sindical y profesor en una pequeña escuela de la zona rural de Cajamarca, exigiendo mayores salarios y mejores condiciones de trabajo.
Ahora, su electorado principal, la clase trabajadora urbana de los suburbios de Lima y los agricultores rurales de todo el país, se han visto especialmente afectados por la espiral inflacionaria porque pagan precios más altos por los alimentos y el transporte.
Esto socava aún más su apoyo político. Según el Instituto de Estudios Peruanos, un centro electoral independiente de Lima, la popularidad del presidente está en su nivel más bajo desde que asumió el cargo, con menos de uno de cada cuatro peruanos apoyando sus acciones.

LEA TAMBIÉN:  Capacitan a funcionarios públicos en Lengua de Señas Peruana

¿Qué pasa después?

Es difícil predecir cómo evolucionará la situación. Incluso antes de que se anunciara el toque de queda, Castillo ya había hecho algunas concesiones a los manifestantes al reducir los impuestos sobre el combustible y aumentar el salario mínimo a 1.025 soles (unos 280 dólares) el domingo. Pero eso tampoco pacificó las calles.
Después de que su orden de toque de queda tuviera desagradables consecuencias, el presidente parece estar quedándose sin opciones, dado que Perú no tiene control sobre los precios mundiales del petróleo. A medida que el conflicto en Ucrania siga haciendo estragos, se prevé que continúe el actual clima inflacionista.
Cualquier otra subvención para bajar los precios de los combustibles aumentaría la deuda de Perú y perjudicaría aún más sus maltrechas finanzas.
Sin embargo, la situación de Perú está lejos de ser única, y Castillo no es el único.
Otros dirigentes se enfrentan a decisiones igualmente difíciles sobre cómo afrontar el aumento de la inflación mientras intentan poner en orden sus finanzas tras el caos provocado por Covid-19.
A medida que la crisis se agrava, Perú puede verse obligado a buscar respuestas en otros países.

Happy
Happy
%
Sad
Sad
%
Excited
Excited
%
Sleepy
Sleepy
%
Angry
Angry
%
Surprise
Surprise
%
Entrada anterior Castillo levanta el toque de queda en Lima tras el desafío y la ira generalizados
La producción de cobre en Perú sube un 0,4% en febrero de 2022 Próxima entrada La producción de cobre en Perú sube un 0,4% en febrero de 2022